Hipnosis Regresiva y Clinica

En tu mente está la llave para sanar una amplia mayoría de los problemas y enfermedades que te aquejan. Mediante hipnosis regresiva y clínica tu mismo podrás acceder a su origen y revertir la situación para sanar, comprender y aprender del proceso que estás viviendo.

¿Qué es la hipnosis?

La hipnosis es un estado de adormecimiento similar a la etapa previa al sueño natural, al cual se accede mediante la relajación de tu cuerpo y mente. En ese estado de relax, nuestras facultades mentales disponen de la calma necesaria para observar con mayor amplitud. Durante la hipnosis somos completamente conscientes de todo lo que sucede alrededor. Podemos decidir qué decir y qué no decir, abrir los ojos o salir del estado de hipnosis. También somos capaces de aumentar nuestra atención hacia pensamientos que nos interesan, recuerdos que creíamos olvidados, potenciar nuestros recursos y facultades, reprogramar malos hábitos y concentrarnos en una solución para un problema. La hipnosis es una de las herramientas más eficaces y rápidas de la psicología para sanar conflictos emocionales, cambiar hábitos y patrones de conducta, mejorando aspectos importantes de nuestra vida. 

¿Soy Hipnotizable?

Todo el mundo es hipnotizable, incluso no creyendo en la hipnosis. El único requisito es querer ser hipnotizado. Nadie puede ser hipnotizado contra su voluntad. Es difícil hipnotizar a aquellos que no disponen de la concentración necesaria para seguir el proceso de relajación. Aparecen dificultades para tratar adultos de muy avanzada edad o disminuidos psíquicos. En ocasiones se puede presentar cierta resistencia a la hipnosis, ocurre en casos donde el paciente tiene una gran ansiedad por sentirse «hipnotizado», si se tiene algún compromiso muy próximo como un vuelo o una reunión importante. 

Método de actuación

A lo largo de nuestra vida aprendemos de nuestros padres y otras figuras de nuestro entorno, así como de nuestras experiencias y vivencias. Ese aprendizaje forma una serie de patrones de conducta que habitualmente repetimos de manera natural. Es de esa manera como nuestra mente inconsciente genera una base de datos para más tarde, usar esos aprendizajes en el desarrollo de nuestro día a día. En ocasiones ocurre que estos aprendizajes pueden estar ocasionando problemas que nos angustien, nos limiten o nos produzcan malestar. Debido a dificultades del pasado, conceptos erróneos o limitantes y  conflictos emocionales no resueltos. Esa necesidad de cambio es la que nos impulsa a generar cambios. A través de la terapia de hipnosis, ayudamos a generar ese cambio de una manera natural y resolver aquellas condiciones que limitan nuestra capacidad de vivir de una manera mas plena.

¿Puedo quedarme «hipnotizado»?

Existen numerosas falsas creencias acerca de la hipnosis, normalmente motivadas por la influencia de los espectáculos televisivos. Es totalmente imposible quedarse permanentemente en estado de hipnosis, de la misma manera que nadie teme quedarse permanentemente en estado de «siesta». La hipnosis es un estado natural de la mente, muy similar al momento en el que estamos viendo una película en el sofá y nos quedamos dormidos. Todavía la escuchamos, mientras nos encontramos totalmente relajados disfrutando de ese momento. ¿Les ha pasado alguna vez que alguien cambia el canal y nos despertamos? Durante la terapia ocurre exactamente lo mismo, si el terapeuta dice algo con lo que nosotros no estamos de acuerdo, automáticamente salimos del estado de relajación. ¿Que sucede si por cualquier motivo, el terapeuta desaparece? Si esto ocurriera, el sujeto progresivamente despertaría de la misma manera que uno despierta del sueño natural.

¿Por qué Hipnosis Regresiva?

La base de actuación es la terapia clínica. Con todo dependiendo del paciente y el motivo de la consulta, barajamos el uso de otras técnicas. La rapidez y efectividad de la terapia regresiva hacen de esta rama de la hipnosis una conveniente herramienta. Con esta terapia, accedemos de forma rápida y segura al origen del conflicto y para sanar, perdonar y comprender desde la raíz, consiguiendo unos resultados efectivos desde la primera terapia.